Caracas, 25 de Abril de 2012

Espacio  
     
Juan Carlos Pacheco

Me enamoré del tenis al ingresar al Club hace 36 años
     
Foto
 
Foto
 
Foto
 
Foto
 
Foto
 
Foto

 

Aunque la modestia de Juan Carlos Pacheco lo llevan a atenuar sus cualidades como profesional del tenis, quienes comparten con él en esta disciplina lo reconocen como a uno de los mejores profesores de tenis que ha tenido Playa Azul, y entre los más preparados frente a otros instructores de Caracas. Esta es una posición lograda a fuerza de tesón, perseverancia y tiempo. Es además el líder natural de los trabajadores del Club, bastión en la defensa de sus derechos, especializado en la negociación de convenciones colectivas que en cada período mejoran sustancialmente.

Nacido en La Guaira, pasó gran parte de su vida en Anare, donde vive su familia, y es el único que se desprendió del techo paterno para fundar su propio hogar en Naiguatá, específicamente en El Tigrillo.

“Tengo 49 años de los cuales 36 años han estado ligados al Club. Pero lo conozco desde que era un niño. Cuando se realizaba la fiesta de Navidad para los hijos de los trabajadores ya a la dos de la mañana estábamos levantados. Era una emoción muy grande ir con mi padre a recibir los juguetes, disfrutar en la piscina, y pasar un día completo de fiesta, porque en nuestra época los niños valorábamos mucho esas atenciones y sobre todo los regalos. Una patineta, un guante, una pelota era algo grandioso, juguetes sencillos que los sentíamos; había mucha emotividad que hoy lamentablemente se ha perdido en el mundo de las marcas y el consumismo”.

Cuenta Juan Carlos Pacheco que tenía 12 años cuando tuvo la oportunidad de ingresar a Playa Azul. “En Naiguatá había un botiquín que abría los 15 y último que era cuando la gente tenía dinero. Yo trabajaba allí recogiendo bolas del patio de bolas criollas, además de las botellas de cerveza. Un día mi padre, Juan Pacheco, me preguntó si quería ir al Club a recoger pelotas en las canchas de tenis. El trabajaba en Playa Azul como jefe de limpieza y también en los juegos infantiles”.

-En mis nuevas funciones me recibió Amable Plaza, cuñado de Pastora Benavente. Ese día me enamoré del tenis, dejé mis estudios para familiarizarme con este deporte. Llegaba, barría la cancha, recogía las pelotas, almorzaba, luego barría la cancha nuevamente, y a las 3.00 de la tarde había otro juego. Almorzaba rapidito y de 12.00 a 2.00 me iba al frontón con la raqueta y practicaba en la misma forma en que los profesores enseñaban a sus alumnos, y así poco a poco fui aprendiendo con personas que jugaban conmigo y me convertí en profesor; de eso hace más de 25 años. También me desempeñé  como instructor por un tiempo en el Club Los Cortijos, donde fui llevado por un socio.

El Club hizo crecer a mi padre; él está retirado después de 44 años de servicios, pero igual sigue viniendo, de lunes a viernes, limpia vidrios y apartamentos, y está feliz. Y yo también, estoy muy feliz de hacer lo que me gusta y de la oportunidad que tengo para transmitir conocimientos a los socios que quieren compartir este deporte.


¿Se viven nuevos tiempos para el tenis en el Club?

-Efectivamente se está constituyendo el Comité de Tenis que cumplirá el importante rol de organizar este deporte en el Club. La idea es formar además el mejor equipo de tenis a nivel de los clubes recreacionales de la zona y más allá del estado Vargas. Allí estaré apoyando esos esfuerzos.


Liderazgo sindical

En las nuevas leyes laborales se deben elegir seccionales al sindicato nacional que es Sintrahosiven, Sindicato Nacional de Trabajadores  Hoteleros, Turísticos, Alimentación, Similares, Conexos y Afines de Venezuela. Se eligió una Junta quedando José Villarreal como secretario general y Juan Carlos Pacheco como secretario-tesorero. Juan Carlos Pacheco es el delegado que tiene el contacto directo con los trabajadores del Club, el que conoce sus expectativas, y que dialoga con la Directiva del Club, junto a los secretarios y delegados de empresa del Sindicato.

-La última Convención Colectiva que firmamos es excelente. Si sumamos todos los porcentuales que nos paga el Club por concepto de vacaciones, utilidades, caja de ahorros, entre otros rubros, no hay un contrato que pueda superarlo a nivel de los clubes y hoteles del litoral central.


¿Cómo se siente en Playa Azul?

-Muy bien, me dicen que me pondré viejo en Playa Azul, pero realmente no se cuando eso sucederá. Me siento muy bien, tengo 36 años aquí, no tengo títulos profesionales, pero soy muy dedicado en mis tareas;  hago tenis, gestoría, y tengo una responsabilidad sindical. Entonces después de 36 años en un sitio, donde te tratan bien, al igual que a todos los trabajadores; donde hay estabilidad y beneficios laborales, donde están tus amigos, donde haces lo que te gusta, ¿te vas a poner a inventar? No, Playa Azul es y seguirá siendo la plataforma para seguir impulsándonos.

Cristina Pradenas
Prensa y Comunicaciones

     
   
BulletGustavo Larrazábal

BulletClaire de Salas

BulletJuan Carlos Pacheco

BulletMaría Antonia Dias-Aidos de Ruiz

BulletBetty Rangel

BulletNazario Mejías

BulletCarolina Filesari de Abdala

BulletIsabel Castro de Vegas

  BulletJosé Soler, Contralor de Playa Azul

BulletAlberto Mestre

BulletAlberto Crespo Alvarado

BulletGiulietta Maio

BulletJosé Montes Romero

BulletMarbelys M. Flores Romero

BulletEduardo Gómez Tamayo